5 oct. 2009

Deadgirl




Deadgirl es una de esas películas que uno no sabe muy bien como tomarse, a ratos grotesca, a ratos surrealista, de lo que estamos seguros es de que no dejará indiferente a nadie.

Dos psicópatas (no hay otra forma de llamarlos) se saltan las clases para ir a beber y a divertirse a un sanatorio abandonado, donde encuentran a una mujer desnuda y atada a un camastro.
Pronto descubren (gracias a su moral laxa) que no puede morir y deciden conservarla como una esclava sexual de por vida.

No hay duda de que la trama de la película resulta por si lo suficientemente asquerosa como para poneros sobre aviso, y aunque no es todo lo explicita que podría llegar a ser, Deadgirl deja mal cuerpo. Advertidos estais.

Cabe destacar la justificación "moral" que se dan los protagonistas para cometer todo tipo de abusos contra el cadaver reanimado de una chica, argumentando que al estar muerta, ya no es humana, así que tienen via libre para hacer lo que quieran con ella. Esto evidentemente deja abiertas muchas puertas y muchos interrogantes que el espectador avispado en seguida se plantea:

¿Acaso quieren decir que como algo no es humano se lo pueden tirar? ¿No debería ser al revés?
¿Será esta la manera más gratuita de ofrecer una pseudo-necrofilia al espectador?
Sin ánimo de levantar polemicas al respecto, diré que los vacíos argumentales de Deadgirl hacen añicos gran parte del producto final, presentando a unos personajes inverosímiles a no ser que se trate de autenticos enajenados mentales.

Siempre decimos aquí en Guts que hay que saber ser espectador, si hacemos el esfuerzo y nos creemos esta historia, descubriremos una trama retorcida con un final brillante (aunque algo predecible). No es fácil, nada fácil.

No hay comentarios:

Publicar un comentario